¿Sabemos lo que comemos?

Que comemos? ¿Es saludable? Esta mañana y tras la publicación de una noticia similar hace tres semanas en Irlanda, la OCU ha hecho público un informe en el que denuncia carne de caballo en hamburguesas de vacuno. Además, el informe revela que se usan demasiados sulfitos, grasas y sales en las hamburguesas.

El análisis de la OCU se ha realizado a una veintena de marcas de hamburguesa envasadas y han detectado en dos de ellas carne de caballo.

El resto de marcas tampoco salen muy bien paradas, salvando un par de ellas. Mucha gente asocia la baja calidad al bajo precio, pero viendo el resultado del informe tampoco nos podemos guiar por este parámetro.

Sólo cinco de las hamburguesas analizadas son aprobadas por el informe de la OCU,dos de ellas con excelente calidad (de las marcas Raza Nostra y Roler) y otras tres con una calidad aceptable (Raza Nostra, Eroski y Martínez Loriente).

Si queréis consulta el informe, podéis hacerlo en la página de la OCU, siguiendo este enlace.

Justo hoy y sin ser consciente de esta noticia, me he acercado a comer en Hamburguesa Nostra del Gourmet Experience y he aprovechado para comprar unas cuantas hamburguesas diferentes para probar en casa.

Al volver a la oficina y entrar con la bolsa por la puerta ha sido cuando han saltado todas las alarmas y el tema ha dado para un largo debate.

La verdad que esto es preocupante, para preguntarse qué labores y controles sanitarios pasan los  productos que comemos, cómo enmascaran los fabricantes a su antojo los parámetros que les interesa y ya el máximo lo podemos encontrar cuando extrapolamos a otros productos. Las hamburguesas nunca han estado consideradas lo mejor de la alimentación, pero, ¿qué contendran alimentos que de antemano sabemos que no son lo mejor, como salchichas o determinados fiambres?

En fin, que casi mejor no pensamos qué nos pueden estar dando porque terminaríamos no comiendo o criando cerdos y gallinas para estar seguros de la alimentación que les damos.