Salsa de queso picon

Hoy hemos preparado una salsa de queso para acompañar pasta. Esta salsa nos puede servir para acompañar platos de carne, pasta, patatas, para utilizar en canapés… podemos usarla en muchos platos por lo que la anoto por separado para que no se nos pierda.

Para que la salsa nos diga algo, siempre la prepararía con un queso fuerte, ahumado, idiazabal o como hoy con queso picón.

El queso picón nos lo han traido de la zona de Asturias, es una crema y se puede utilizar para untar directamente en canapés, pero es de los que ‘rasca’ bien 🙂  A mi los quesos fuertes me encantan pero aún así… creo que está más bueno y se disfruta más en salsas. Este queso caracteriza porque su maduración se realiza en cuevas naturales de caliza, que cuentan con respiraderos para permitir que se desarrolle el ‘penicilium’ en el interior del queso.

Queso picón, regalo de Asturias, Es un queso fuerte que aprovechamos en recetas y platos ya que en tostas rasca la garganta y pica

Este queso es muy común de la comarca del Liébana, por sus peculiaridades climáticas y etnográficas, limita con Cantabria, Asturias, Palencia y León.

Pero bueno, vamos a dejarnos de culturilla y al lío, que el hambre aprieta, os dejo la receta, esta vez sin thermomix ya que es tan sencillo que prefiero prepararla en la sartén, aunque si queremos darle una textura fina, podemos pasarla por la thermomix.

 Salsa de queso picón

Salsa de queso picon
 
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total
 
Autor:
Tipo de receta: salsas
Cocina: spanish
Ingredientes
  • 1 cebolla pequeña.
  • 25 gr de mantequilla
  • 2 cucharas de cafe colmadas de maicena
  • 1 cuchara sopera de crema de queso picon
  • 275 gr de leche
  • Sal
  • Pimienta
Elaboración
  1. Ponemos la sartén a fuego medio y derretimos la mantequilla.
  2. Añadimos la cebolla muy picada y pochamos a fuego medio/bajo.
  3. Diluimos la maicena en 25 gr de leche aprox. templada, para que no se hagan grumos.
  4. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos la maicena diluida en leche y removemos.
  5. Añadimos a continuación el queso y removemos hasta que se funda.
  6. Añadimos el resto de la leche y sin parar de remover dejamos que de un hervor para que pierda su sabor y cocinamos hasta que consigamos la textura, más o menos espesa, que queramos.
  7. Si deseamos una salsa fina, la podemos pasar por la batidora o thermomix, yo en esta ocasión la prefería sin pasar.